Hoy he escuchado... "Max Bruch. Concierto nº 1 para violín y orquesta en Sol menor. Op. 26.

Breves apuntes del compositor.

Max Christian Friedrich Bruch nació un 6 de enero de 1838 en Colonia, Alemania, en lo que era por aquel entonces el reino de Prusia. Desempeñó diversos cargos entre los que destacan la dirección de la Philharmonic Society de Liverpool y de la Meisterschule de la Akad der Künste, de Berlín. Aunque cultivó todos los géneros, su fama se vertebra hoy sobre una única obra: El concierto para violín nº 1, del que estamos a tratar, una de las páginas favoritas de los intérpretes de este instrumento. Compuesto en 1867, su autor intentó infructuosamente repetir el éxito de esta partitura durante todo el resto de su carrera, pero, a pesar de haber compuesto otros dos conciertos para este instrumento, tres operas, tres sinfonías y otras obras menores, todas quedaron eclipsadas por la excelencia de este concierto.

La partitura es fiel al momento en el que fue creada: En pleno romanticismo tardío, aunque no se vislumbran en la obra vestigios de lo que a la postre sería el postromanticismo. Tiene tres movimientos, Un allegro moderato, un adagio y un Allegro enérgico. Me gustan los tres pero de una manera especial el 2º, que está impregnado de un lirismo y de una belleza sobrecogedora, siendo, tal vez -y esto es una apreciación mía- una de las páginas más bellas jamás escritas para este instrumento. Yo lo comparo en ligereza y belleza al de Mendelssohn, pero sin llegar a tener el peso específico y la seriedad de los de Beethoven y Brahms.

El 3º movimiento es una marcha triunfal y una concesión al virtuosismo. Bruch se lo dedicó a Joseph Joachim, insigne violinista de la época, que bajo la batuta de Karl Reinthaler, sería quien lo estrenase un 7 de enero de 1868.

Bueno, no me quiero extender más, porque de lo que se trata es de centrarse en el concierto, en ir directamente al ojo del huracán. Sólo deciros que si queréis hacer una selección de los mejores conciertos para violín éste tiene que estar en ella sí o sí.

La obra.

La que aparece arriba es una de las versiones que tengo. Maxim Vengerov, con la Gewandhausorchester de Leipzig, dirigida por Kurt Masur. Una excelente versión, aunque hay más. Escuchadlo todo si podéis, que no tiene desperdicio.






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado