"Persecución"

Ni la densa niebla pudo ocultar que alguien o algo la seguían. Era muy silencioso y escurridizo y cuando ella miraba para atrás nunca lo veía, aunque presentía que estaba muy cerca, respirando sobre su nuca. Empezó a sentir miedo y presa del pánico echó a correr hacia su casa. Con un poco de suerte llegaría en seguida, pues no distaba mucho de allí. Cuando llegó al portal del edificio apenas pudo introducir la llave en la cerradura debido al nerviosismo que la dominaba. Abrió, por fin, y cerró la puerta tras de sí, pero ese algo había penetrado también. Corrió escaleras arriba gritando como una loca. Abrió la puerta de su apartamento y se dirigió corriendo hasta el balcón de la sala, que estaba abierto. Entró con tanto ímpetu que al llegar a la barandilla no pudo frenar a tiempo y se precipitó al vacío. Su propia sombra siguió su mismo camino, yéndose a estrellar instantes antes que ella en el asfalto.